Miradas Paralelas Sevilla

 

Advertisements

Cuerpos de Luz, Manresa

Nostalgia 2017, galería Vilaseco, La Coruña

MayteVieta_Nostalgia 2017

Nostalgia, 2017 de mayte Vieta

Nos afecta a todos y cada uno, y sabe expresar la luz de una tarde, la caída de la lluvia, la cercanía del sueño, la sombra de la casa natal o la frescura del agua que regocija en un espléndido relato, de la fidelidad, de la épica familiaridad con la vida y la muerte. De esos valores que ella sabe que no posee ni en la existencia ni, salvo raras excepciones, en el arte y de los cuales sólo puede expresar la nostalgia. Le concedieron la expresión que crea la vida, sino sólo la alusión que la menciona de refilón. Su poesía dice la melancolía de esa alusión fugitiva, «la inminencia de una revelación que no se produce», la espera de un secreto que no se revela.

Claudio Magris

IMG_1255

UTOPÍA Y DESENCANTO

Nostalgia nombre femenino.

Sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo queridos.

Invita al espectador a un recorrido entre el espacio y el tiempo a través de la fotografía y la escultura. Un viaje hacia la nostalgia, ante una imposible totalidad de la vida, nos conduce al vacío, la ausencia, la presencia y lo incompleto. El espectador es engullido por la atmosfera de la melancolía para dialogar con la fragilidad humana, la vida y la muerte. Especialmente interesada en la relación entre lo íntimo y lo desconocido. La exposición presenta un estudio complejo de lenguajes y materiales que reflejan a través del desdoblamiento, el enfrentamiento, la contemplación, la complejidad ante los acontecimientos que nos vamos encontrando en los vaivenes del tiempo.

Al abrir la puerta de la galería, el espectador, se convierte en un huésped de un mundo íntimo, a la vez próximo, como es la experiencia ante el dolor de la ausencia de aquello que amamos, del paso de un tiempo inevitable, los cambios de lugares, personas…. La imposibilidad de retener lo que más queremos. Nos hace cómplices en el primer encuentro. En la pared frontal, tres fotografías. Es la primera visión, el primer encuentro, de dos barcas L´attente, la espera. Sublime confín de aquello que está por venir y es inevitable. El misterio del agua que mece las barcas como cunas, nos envuelven frente un paisaje mudo ante la oscuridad (agua). Junto a ella, de la serie A la luz del invierno (uno de mis últimos trabajos) fotografía realizada a través del paisaje y la luz, antes del anochecer, justo en los últimos minutos, poco antes de la perdida de la exaltación del color, tonalidades de dorados, amarillos, (tierra). Dulce hogar, a veces…un paisaje, es de noche, el cielo estrellado en la plenitud, a los pies de las sombras de las montañas. Una pequeña casa iluminada, con una luz en su interior (cielo).

En la pared frontal, entre loa dos balcones que dejan entrar la luz natural de la calle la escultura Mama, una pieza de cobre en forma de alga, ramificada abierta al espacio, como una flor del mar momificada y eterna – Visualice esta pieza a través de un sueño como un pulmón, que bate y lucha para poder respirar – vivido, por el dolor de la ausencia. Dedicada a mi madre que murió el 10 de febrero del 2015.

Animales del tiempo, bambis. Dos bronces, en forma de bambis, colocados cada uno sobre una estructura en forma de balancín, uno mira al otro, nos traslada a la infancia, un pasaje a la niñez, con apariencia de un juguete. En la pared frontal dialogan con la fotografía en aluminio mama, fundiéndose en el espacio como una flor en forma de alga.

Nostalgia, da nombre a una serie de 6 fotografías, retratos a través del silencio, del gesto y las emociones de un niño (mi hijo, Alan) en distintas posiciones. La pausa del movimiento, querer capturar el gesto a través del instante, de la luz, minutos antes del anochecer.

Junto a ella, de la misma serie Nostalgia, El bosque. Aparece la silueta de un niño rodeado de un bosque en pleno anochecer, el cuerpo empequeñece en la plenitud de la naturaleza, la fragilidad del cuerpo contrapuesto al gesto amenazante del niño (futuro).

Los paisajes presentes en la exposición seducen al espectador a la contemplación de la belleza, visión de lugares desolados, donde siempre hay un objeto o persona. Durante años he ido archivando fotografías de mi mundo cotidiano, intentando capturar ese instante preciso para devolverlo, al (presente). En la exposición he realizado una selección para mostrar esas secuencias como un guiño del tiempo, Irrepetible. Una pequeña selección de los momentos vividos e inacabables, ya que la serie nunca estará completa (pasado).

Mayte Vieta 2017

retrato

205

Irrepetible

16 de marzo expomayte-vieta-irrepetible

Irrepetible, 2016 de mayte Vieta

Nos afecta a todos y cada uno, y sabe expresar la luz de una tarde, la caída de la lluvia, la cercanía del sueño, la sombra de la casa natal o la frescura del agua que regocija en un espléndido relato, de la fidelidad, de la épica familiaridad con la vida y la muerte. De esos valores que ella sabe que no posee ni en la existencia ni, salvo raras excepciones, en el arte y de los cuales sólo puede expresar la nostalgia. Le concedieron la expresión que crea la vida, sino sólo la alusión que la menciona de refilón. Su poesía dice la melancolía de esa alusión fugitiva, «la inminencia de una revelación que no se produce», la espera de un secreto que no se revela.

Claudio Magris

UTOPÍA Y DESENCANTO

Nostalgia nombre femenino.

Sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo queridos.

La exposición es recorrida por el espectador a través del espacio-tiempo. Las obras presentes se desdoblan en el espacio, creando un dialogo entre ellas. La tensión, la técnica en los materiales como el aluminio, el bronce junto a las fotografías. Una invitación al espectador a viajar hacia la nostalgia de una imposible totalidad de la vida, expresa por consiguiente el vacío, la ausencia, la presencia, lo incompleto.

Fotos Ariadna Pujol

Habría querido hablar sin imágenes,Sólo empujar la puerta…

Pero para lograrlo

Tengo miedo, incertidumbre, a veces piedad:

No se vive mucho tiempo como los pájaros

En la evidencia del cielo,

Y vuelto a caer a tierra,

No se ve ya en ellos precisamente sino imágenes

O sueños.

Philipe Jaccottet

“A la luz del invierno”,1977

Fotos Mayte Vieta

Cuerpos de Luz – Badalona y Reus

L’artista Mayte Vieta (Blanes, 1971) ha presentat el projecte ‘Cuerpos de Luz’ a la sala Josep Uclés del Centre Cultural El Carme de Badalona. Es tracta d’una iniciativa conjunta de l’Ajuntament de Badalona i el Vicerectorat de Relacions Institucionals i Cultura de la Universitat de Barcelona. La mostra de fotografies, a cura de Natàlia Chocarro, adjunta a la Direcció d’Art de la Fundació Vila Casas, aplega una selecció de treballs de l’artista que, pertanyents al fons d’art de la Fundació Vila Casas i circumscrits en el programa Itiner’ART, mantenen un mateix eix temàtic: el mar com a espai Exposició ‘Cuerpos de luz’ de Mayte Vieta Al centre cultural El Carme de reflexió i receptacle de tots els interrogants i les incerteses del nostre esdevenir existencial. Els responsables de la mostra indiquen que les obres que integren ‘Cuerpos de Luz’ van ser realitzades el 2009 a la mar nocturna de Blanes, escenari per a la levitació d’un cos femení nu, il·luminat tan sols per un focus de llum que el converteix en uns ens inquietant, fantasmagòric i quasi inefable. L’exposició també compta amb una sèrie de fotografies en blanc i negre, ‘La bise noire’, alternades amb miralls que introdueixen a l’espectador en un entorn de reflexes.

Mayte Vieta, “Cuerpos de luz”

“He pensat que és millor desaparèixer radicalment: sense nom, sense tomba, sense cementiri, sense cap rastre”

Rafael Argullol, Visió des del fons del mar

En tancar els ulls imagina el seu cos nu submergit en la foscor del fons marí. És allà on vol anar. Ha decidit abandonar tots aquells records amuntegats al llarg dels anys, que en els darrers temps s’havien tornat sufocants, pesats. La gèlida solitud oceànica la fa sentir segura; només hi ha el seu cos. No té por de la foscor, sap que tot és un somni, una invenció de la seva imaginació amb què ha pogut explorar altres mons impossibles, també somiats. “Cuerpos de luz”, títol de l’exposició de Mayte Vieta, planteja a través d’imatges-seqüència projectades en dues sèries fotogràfiques i una instal·lació, l’exploració d’allò intangible que resta ocult a la mirada. Les imatges, atemporals, perennes i sublims, revelen la incommensurabilitat de la natura, aquella a la qual s’atansa l’home del romanticisme per explorar els racons més ocults de l’inconscient. Com en El monjo contemplant el mar de Friedrich —on la figura humana és reduïda a una taca cromàtica—, la protagonista de la sèrie de Vieta és portadora, també, d’un sentiment de pèrdua expressat en la languidesa inerta del cos abandonat. Aquesta és la imatge de la fragilitat de l’existència, que esdevé un abisme a cada pas, un desig d’avançar amb la convicció que tot el que som és el que hem estat: una concatenació d’instants que, com en el conjunt de l’obra de l’artista, suren a la superfície en forma de dietaris visuals.

L’exposició aplega una selecció de treballs de l’artista que, pertanyents al fons d’art de la Fundació Vila Casas i circumscrits en el programa Itiner’ART, mantenen un mateix eix temàtic: el mar com a espai de reflexió i receptacle de tots els interrogants i les incerteses del nostre esdevenir existencial.

Natàlia Chocarro Bosom

Fundació Vila Casas

 

Miradas Paralelas

Texto Zara Fernández de Moya

Miradas Paralelas. Primer encuentro de fotógrafas españolas e iraníes organizado por la asociación Cultural del Mediterráneo Occidental.

La necesidad de buscar espacios de intercambio y debate permanente que ayuden a desarrollar, dentro del ámbito de las Tendencias contemporáneas, los lazos culturales latentes entre España y Oriente Medio y el Magreb.Comisarios: Zara Fernández, Santiago Olmo. Dirección: Zara y Diego Moya.

En esta ocasión, nos proponemos el primer encuentro entre España e Irán, a través de seis parejas de fotógrafas afines de ambos países, de seis miradas paralelas.

Se proponen del lado español, las fotógrafas; Soledad Córdoba, Cristina García Rodero, Isabel Muñoz, Amparo Garrido, Mayte Vieta y María Zarazúa. Del lado iraní Gohar Dashti, Shadi Ghadirian, Rana Javadi, Newsha Tavakokians,Ghazaleh Hedayat y Hengameh

Golestan. Exposición itinerante primer encuentro 10 de marzo 2016, Centro Cultural Conde Duque, Madrid.